Dormir en el desierto Marruecos ¡Una experiencia inolvidable!

Dormir en el desierto Marruecos

¿Has soñado alguna vez con dormir en el desierto de Marruecos ? Esta es, sin duda, una de las experiencias más mágicas que puedes guardar en tu memoria. Perderte en la inmensidad del desierto, dejarte cautivar por el silencioso murmullo de las dunas, sentir el palpitar de los tambores durante la noche, dormir bajo el abrigo de un espectacular manto de estrellas… es algo único, una vivencia que te aleja de la cotidianidad, del tic-tac del reloj, del frenético ritmo de la ciudad, sumergiéndote en un entorno natural alejado de la contaminación. Por eso, siempre decimos que al menos una vez en la vida, merece la pena dormir en el desierto.

Pero… ¿En cuál de ellos? ¿Cómo te debes ir preparado para que tu noche en el desierto sea perfecta? Te contamos todo lo que necesitas saber en este mismo artículo. ¡Sigue leyendo!

Desierto desde Marrakech

Marrakech es, sin duda, una de las ciudades a visitar cuando se viaja a Marruecos. De origen imperial, esta ciudad es uno de los grandes centros económicos del país, y alberga infinidad de mezquitas y palacios dignos de visitar. Por ello, muchos viajeros aprovechan para hacer rutas al desierto desde Marrakech

Desierto de Zagora

Dormir en el desierto MarruecosDesde Marrakech, el más cercano es el desierto de Zagora, que se encuentra a unos 360 km de distancia de la llamada “ciudad roja” y se puede llegar en aproximadamente unas 6 o 7 horas. Aunque es un desierto algo más árido y con menos dunas, es ideal para pasar dos días y una noche ¡la opción ideal para los que disponen de tiempo limitado!

Además, de camino al desierto de Zagora se pueden visitar lugares tan emblemáticos como Ait Ben Haddou, lugar donde se han rodado grandes escenas de películas y series, como por ejemplo Juego de Tronos, Gladiator, La Momia o Alejandro Magno. En tu recorrido en 4×4 para pasar la noche en el desierto de Zagora tampoco te puedes perder Ouarzazate, ciudad conocida como la puerta de entrada al Sahara y por ser el Hollywood marroquí.

Desierto de Merzouga desde Marrakech

Otra opción de ruta increíblemente bonita, aunque algo más larga, es visitar el desierto de Merzouga desde Marrakech, ya que en el camino se puede hacer parada en Boumalne Dades. Esto te permitirá recorrer la ruta de las mil kasbahs y visitar panoramas espectaculares como las gargantas del Dades y las gargantas del Todra. 

Sin embargo, la ciudad imperial más cercana al mar de dunas de Erg Chebbi es Fez. Así que si finalmente te decantas por ir al desierto de Merzouga desde Fez, ¡sigue leyendo! 

Desierto de Merzouga desde Fez

Dormir en el desierto MarruecosOtra de las rutas más queridas por los viajeros, ideal para dormir rodeado de las dunas mas altas de todo Marruecos, es la de Fez al desierto nómada. Una aventura que te permitirá dormir en uno de los campamentos situados a los pies de las dunas, inspirados en las típicas haimas nómadas que todavía siguen siendo el hogar de distintas familias nómadas tanto en Merzouga como en otras zonas de Marruecos como puede ser la región del Atlas. 

Esta es sin duda una experiencia inolvidable, que te permitirá adentrarte en las entrañas del desierto del Sahara, reunirte con familias bereberes (imazighen) que habitan en esta región de Marruecos, y aprender sobre su cultura, costumbres y formas de vida. Esta ruta, además, te dará la posibilidad de conocer la ciudad de Fez, un lugar singular donde se encuentra la medina más antigua de Marruecos y ¡qué te hará viajar en el tiempo!

Para realizar esta ruta, recomendamos que tu estancia sea de al menos de 3 o 4 días, ya que la distancia de Fez a Merzouga es de 470 km. Es recomendable pasar, al menos, dos noches en el desierto, para tener la oportunidad de disfrutar de esta zona al menos durante un día entero, incluso poder realizar un tour en 4×4 para descubrirla. 

Una opción muy interesante es combinar la ruta al desierto desde Fez con Marrakech, de forma que el tour se inicie en una de las dos ciudades imperiales y termine en la otra. Este itinerario te permitirá no sólo adentrarte en el desierto de Merzouga y en el Marruecos rural, sino visitar dos de las ciudades imperiales más representativas del país que, además, guardan un gran contraste entre ellas. 

Temperatura en el desierto

Temperatura en el desierto

Si bien todo el mundo sabe que el desierto de Marruecos es conocido por su clima cálido (a pesar de pertenecer al hemisferio norte), durante la noche las temperaturas bajan. Sin embargo, esto dependerá de la época del año en la que viajes, no siempre hace frío por la noche. A continuación te ofrecemos toda la información para que lleves la ropa adecuada para dormir en el desierto de Marruecos.

La mejor época para pasar la noche en el desierto son la temporada de primavera y el otoño, ya que en estas estaciones la temperatura no es tan extrema. En primavera (entre marzo y junio) los termómetros suelen marcar entre 30ºC y 40ºC durante el día, aunque en la noche pueden bajar por debajo de 30ºC, temperatura idónea para disfrutar de una velada bajo las estrellas.

De igual forma, el contraste de temperatura durante los meses de otoño (entre septiembre y diciembre) es menor, aunque las noches suelen ser algo más frescas que en primavera, por lo que siempre es recomendable llevar algo de ropa más cálida como una sudadera o una chaqueta no demasiado gruesa.

El verano (desde junio hasta septiembre) es una de las estaciones a evitar, especialmente para las personas calurosas. Si bien durante la noche en el desierto la temperatura es agradable, durante el día nos podemos encontrar a más de 45ºC.

Por último, el invierno (entre diciembre y marzo) es la estación más fría en Marruecos. Durante el día la temperatura suele oscilar entre 16ºC y 20ºC, por lo que se pueden visitar ciudades y pueblos sin pasar calor. Sin embargo, para dormir en el desierto de Marruecos, ésta no es la mejor época ya que los termómetros pueden marcar incluso por debajo de 0ºC. Si aún así quieres visitar el desierto en esta estación del año, ¡no olvides tu chaqueta para abrigarte bien durante la noche!

Qué debo llevar al desierto

Qué debo llevar al desierto

Además de tener en cuenta las temperaturas en el desierto, también tienes que saber que las tormentas de arena son bastante frecuentes, por lo que no te resultará extraño ver a personas autóctonas llevando siempre consigo un turbante

Por ello, este será el primer complemento indispensable para pasar la noche en el desierto. El turbante protegerá tu cuerpo y rostro de la molesta arena cuando el viento se levante en medio de la tormenta, mientras das tu paseo en dromedario o ves el atardecer en lo alto de la Gran Duna. 

En cuanto a la vestimenta, es recomendable llevar en tu equipaje ropa holgada y cómoda para que te resulte fácil moverte por las dunas, así como un calzado cerrado y resistente. Además, elige colores claros y telas transpirables (como el algodón), vestimenta que tape la mayor parte de tu cuerpo para evitar quemaduras en la piel y gorro o turbante para la cabeza (especialmente en la temporada más cálida).

Igualmente, lleva contigo una buena mochila a la espalda con elementos indispensables como una botella de agua (si es de 1,5 o 2 litros, mejor). Cuidado con beber todo el agua de golpe. Dosifícala en tragos pequeños para mantenerte hidratado tanto durante el día como durante la noche y evitar así golpes de calor. En tu mochila tampoco puede faltar protección solar para la piel y para los labios y un pequeño botiquín con antiinflamatorios, tiritas, etc.

Para tu inolvidable noche bajo un cielo estrellado a los pies del desierto, si estás en una temporada menos cálida, no olvides echar ropa térmica, ya que ocupa poco espacio y puede que la necesites cuando la temperatura baje.

Igualmente, si eres de los que quiere capturar cada momento con tu teléfono, es recomendable llevar una funda de plástico para que no se estropee con la arena y poder tomar fotos espectaculares.

Fotos del desierto de noche

Para llevarte un recuerdo inigualable y compartir la experiencia con tus familiares y amigos, no olvides tomar fotos del desierto durante tu estancia nocturna. Para ello, te recomendamos:

  • Aprovecha la hora dorada para sacar las mejores fotos . Estas son las primeras y últimas horas del día. En este momento, la luz es ideal para tomar unas fotos espectaculares ya que, al estar el sol muy bajo, se crean sombras que aportan sensación de volumen a los surcos de la arena. 
  • Lleva una cámara réflex con filtros para la lente. Con una cámara reflex podrás tomar fotos de noche de alta calidad gracias a la baja contaminación lumínica que existe en el desierto. Aprovecha para sacar fotos a las estrellas y la luna. Prueba fotografías de larga exposición con trípode para captar cada movimiento a tu alrededor.
  • No pierdas la oportunidad de fotografiar cada detalle de la cotidianidad del desierto: la comida, la haima, las alfombras, los puffs, los camellos…

Dormir en el desierto Marruecos

Si dormir en el desierto en Marruecos puede ser una aventura inigualable, debes tener en cuenta que este es un viaje que precisa de gran planificación, ya que las distancias pueden ser largas entre un punto y otro, y es difícil moverse por las carreteras sin conocer bien el terreno. 

Por ello, es recomendable hacer este tipo de rutas para dormir en el desierto en grupo y con guías locales que te llevarán a los puntos más interesantes del país, y te ayudarán a vivir la experiencia de la forma más auténtica, como si fueras un mismo bereber del desierto.